martes, febrero 21, 2012

Prendedores y otra memorabilia de la U.R.S.S.



A. Zaporózhets, D. Elkonin, Z. Istómina, Z. Manuilenko, Ya. Neveróvich, V. Liáudis, V. Bogdánova, L. Bozhóvich, M. Lísina, V. Davidov, lo mismo que una insignia del ejército soviético comprada en la plaza roja estos nombres pueden golpear el ánimo como el canto del cisne de una mentalidad desarrollada bajo condiciones excepcionales, en particular distintas a las de nuestro mundo globalizado actual, y que nunca regresará.
Estos son algunos de los discípulos de A. Leontiev y L. Vigotski que divulgan su investigación en “La Psicología evolutiva y Pedagógica en la URSS” (Progreso, 1987)

El libro confirma la necesidad de comunicación se establece en la conciencia humana por determinación del medio social. Su enfoque comporta un estudio sistemático hecho de experimentos y una teoría justificada analíticamente.

Los autores reconocen que la capacidad semiótica-lingüística posee razgos que hacen pensar que su fundamentación es fisiológica. Al mismo tiempo se comprueba que sin la adecuada activación no progresa y las consecuencias inhabilitadoras pueden ser permanentes en la persona, coincidiendo entonces con los autores innatistas (Ej. Chomsky). Esto es significativo porque habitualmente se las considera posiciones opuestas.

Se desprende esto principalmente de estudios de la relación adulto-niño ya que el estudio de la relación entre coetaños, (niño-niño) está en fase inicial. En el principio es la situación social la que inicia los procesos psíquicos necesarios para la formación de la conciencia, por ende de la personalidad; notablemente, la capacidad de valoración.
Por una parte los adultos establecen esta función a través de su interacción con los niños, por otra parte el juego “libre” o de roles entre coetaños/niños muestra ser el ámbito primordial en donde los valores son experimentados y asumidos como propios y se ponen en relación con finalidades propias.

Lamentablemente no se plantea directamente las consecuencias de esta última diferencia fundamental entre la forma en que el adulto introduce tutelarmente al infante en el mundo de la comunicación y la valoración de la experiencia que realiza cuando experimenta con valores en función con sus propósitos propios.
Podemos suponer que la valoración viene primero, un campo concreto donde aplicar las facultades mentales, que le siguen y conforman aptitudes generales: “el pensamiento, la imaginación, la percepción, la memoria, la voluntad” y notablemente la necesidad de la comunicación. Se produce entonces la activación de los órganos de la lengua (o la capacidad de un código semiótico), que es decir lo mismo que el campo de la sociabilidad inscripta en los genes. A su vez esta capacidad semiótica permite la asunción del objeto como externo al “yo” y la autovaloración. El origen mismo de esta serie permanece misterioso pero pareciera que hay una cantidad de combinaciones limitadas y rastreables entre los elementos de la génesis, por eso el enfoque epistemológico resultaría pertinente.

Se subraya que, contrario a una concepción pesimista de la naturaleza humana, desde el jardin de infantes al menos, la interacción social establece valores integradores, colaboración, sensibilidad por el bienestar del otro. La integración es vista por los autores como el camino apropiado para realizar el proyecto político del comunismo soviético. Se abstienen de plantear la relación entre este modo de socialización (valga la polisemia) y la de relación con el adulto, que sólo está justificada por lo sabido: 1) ser el puntapié inicial de la activación de las facultades sociales (relacionales) y luego también 2) ser el canal óptimo para un desarrollo acelerado (u óptimo) de facultades específicas relacionadas con el sistema escolar (música, matemáticas y potencialmente todo el curriculum).
Puede ser sintomático que la investigación sobre el juego libre fuera dejada para más tarde. La capacidad de crítica de los valores no es mencionada aunque su potencialidad es hecha evidente. Quizás un efecto de autocensura bajo el regimen de la ortodoxia soviética. Para muestra de su determinación por fines institucionales, los investigadores se inclinan sobre el fenómeno del juego motivados por los resultados positivos antes mencionados y con el objetivo de “dominar el proceso del juego, (…) dirigirlo conscientemente, para utilizarlo como medio de educación (...)” Lamentablemente el libro fue publicado en 1987 haciendo suponer que la investigación posterior debió verselas con el caos de las consecuencias de la desintegración del regimen hacia 1989.

En el Juego de roles existe una finalidad que es interpretar un rol, y un resultado, en el cómo se realiza el rol. El niño a través de éste aprende a asumir voluntariamente normas basadas en la lógica del comportamiento y a asumir responsabilidades a cambio del resultado: “el juego constituye una escuela de actividad en la que el sometimiento a la necesidad no es algo impuesto desde afuera, sino que responde a la propia iniciativa del niño, como algo deseado. (…) es el prototipo de la futura actividad seria.”

Como al pasar señala Elkonin que esto sólo es posible si el estudio y luego el trabajo no se oponen a la personalidad “como una fuerza extraña y externa” (¡Glasnost!). Sostiene por lo tanto, que esto sólo es posible dentro de la sociedad socialista. Está claro que apunta a un proyecto que la U.R.S.S no pudo concretar lo que de por sí no invalida todos los descubrimientos de su investigación ni mucho menos. De hecho, el encontrar una vía, si bien presentada como ideal, que marca una tendencia posible para la interacción humana, y que relaciona lo social y político con lo individual es un hallazgo notable.
Las normas en el juego son internas, puestas en relación y mediadas por lo tanto por roles, es decir en lo concreto, una posición relativa con los otros jugadores. Esto le permite al niño tomar conciencia de la acción es decir que crea o expande su conciencia de sí mismo y de su capacidad creativa en relación a los otros. Las limitaciones materiales no son un obstáculo porque los objetos son virtuales, figurados (la jeringa del doctor es un pedazo de rama, la locomotora del conductor, un banco etc...) lo importante y funcional son las relaciones interpersonales. De este modo tampoco los roles cuyos temas están basados en la observación del mundo de los adultos son un obstáculo insalvable dentro de esta forma de pensamiento infantil, las acciones valoradas pueden variar mientras adquieran ese valor de la relación con la conducta del otro.
Entonces el estudio de cómo se da la relación entre los esquemas valorativos de los coetaños es necesario. También como decíamos se hace necesario luego compararlo con el funcionamiento con respecto a los adultos y la sujeción que implica. Se puede concebir que los estados de funcionamiento conteniendo distintas facultades y estructuras internas de concepción del mundo y el yo son facultades que persisten a través de la vida incluso en la edad adulta, son fundamentos para la percepción y el pensamiento que se superponen, como sostiene la escuela del Modelo Conversacional de psicoterapia por ejemplo. Se habla hoy en día del pensamiento intuitivo que los niños parecen perder bruscamente cuando son escolarizados y tampoco la escuela soviética parece haberse resuelto a enfrentar este problema. Las determinaciónes políticas saltan a la vista.

Etiquetas: , , , , , ,

domingo, setiembre 18, 2011

Las cortes y los cortes: crónica del sindicalismo disidente.*

En función de la convocatoria lanzada por Sutna San Fernando, militantes de izquierda y trabajadores cortaron la calle corrientes a la altura de la 9 de Julio el día 31 de Agosto en protesta por el tratamiento de Victor Ottoboni en la justicia por el cual no se le permite apelar un fallo de desafuero en su contra. “Un hombre como Videla tiene más derechos de defensa que un delegado electo que responde a la base.” dijo en una entrevista reciente.

Coincidiendo con una de las mañanas más frías de este invierno, militantes y trabajadores se convocaron a partir de las siete horas en la esquina céntrica. Con la presencia policial a lo largo del acto, los manifestantes resolvieron cortar la calle a las ocho menos diez, cuando sumaban ya casi 200 voluntades.
Desplegaron entonces banderas: “La lucha es de todos- Decimos basta- Unidad y asamblea” “No al desafuero- Contra el despido de delegados de Fate- Sutna-CTA- Victor Ottoboni”. También se vieron carteles de telefónicos tercerizados de Telefónica y del MAS entre otros.
El tránsito fue reorientado rápidamente por la policía motorizada, evidenciando que el caos vehicular suministrado por el corte era mesurado.
Fue curioso durante la concentración presenciar la competencia de una menuda cafetera con su carrito lleno de cilindros plateados contra el McDonalds de la esquina y su coffe shop. Partido que ganó el gigante por 7 a 2. Tal vez por las ventajas de un café más largo y con vaso térmico, tal vez porque los militantes de hoy ya no son como los de antes, o tal vez, porque esa es la correlación de fuerzas.
Junto a esto, la economía del acto no puede pasarse por alto fácilmente: una bomba de estruendo para anunciarse y aplausos incipientes de cuerpos rígidos por la baja temperatura. Dos banderas grandes con consignas sintéticas y claras, mucha experiencia de militantes por una causa nueva, de sindicalismo asambleario, independiente de la grandes centrales; hasta la cantidad fue discretamente justa para bloquear la calle en una apretada línea de 10 a 12 militantes de profundidad.
La historia de Sutna es reciente y de un surgimiento virulento. En las elecciones gremiales de Fate en el 2008, el descontento de los trabajadores llevó a un grupo de delegados a presentar una lista opositora dentro de la CTA, la lista marrón ganó terminantemente y se mantiene a cargo hasta el presente reivindicando siempre la toma de decisiones en asambleas abiertas y obteniendo resultados concretos en las negociaciones con la patronal.
En el aspecto legal, el problema es agudo: los jueces bonaerenses no aceptaron la apelación al fallo de desafuero basándose en una interpretación de la ley que se hizo consuetudinaria después de la reforma laboral de Menem. De esta manera la empresa puede despedir a los delegados mientras son investigados, incluso si resultan absueltos, como en el caso de Victor Ottoboni. Desde el punto de vista constitucional no se observa el principio de la segunda intancia que se supone válida en cualquier juicio.
Se puede pensar que las principales etapas políticas nacionales confluyen en las causas de la situación del sindicalismo en argentina: la represión ilegal que lo dejó cojo de su pata izquierda, la vuelta de la democracia en donde se convirtió en un apéndice de la política partidaria, el menemismo, tiempo de “flexibilización”, y los años posteriores al 2001 en que el marco institucional estalló evidenciando las demandas por una mayor transparencia de la política. Llegamos al día de hoy en que la idea de las asambleas vecinales, reinventando prácticas históricas, se prolonga en el sindicalismo, donde a pesar de un entorno hostil al cambio, permite a veces generar una alternativa, así como la obtención de conquistas, los trabajadores de Fate obtuvieron salarios por encima de los de convenio y mejoras en las condiciones de trabajo. Los partidos de izquierda participan activamente ofreciendo consignas de fondo al movimiento, del que son parte importante, aunque a veces no sea fácil determinar adónde empieza uno y termina el otro.
El grado de discreción y eficiencia demostrado en el acto cuenta la historia y el presente de una militancia que parece haberse destilado de innumerables batallas libradas en desventaja, soportando costos traumáticos y bajo la presión de una coyuntura que reduce el alcance de su expresión simbólica y concreta.

*Trabajo del Taller de Periodismo Político de Ciencias Sociales (2011). Agradezco a los docentes del mismo, Felipe Celesia y Pablo Waisberg por su ayuda inestimable.

Etiquetas: , , ,

domingo, julio 24, 2011

El viejo Chomsky

Noam Chomsky entrevistado por Zeit Campus
14 de Junio del 2011
(De una traducción cortesía de IndyBay, corregida por Daniel Witesell. Traducción al español: Individo blogspot)

ZEIT Campus: Profesor Chomsky, ud no es solamente el académico más citado del mundo. Ha sido por 45 años un activista político. Al mirar la política hoy día uno se debe preguntar: ¿pueden los “intelectuales reconocidos” como ud. lograr algo?
Chomsky: ¿Qué le permite preguntar eso?
ZEIT Campus: Hay guerra en Afganistán. El mundo sufre de las consecuencias de una crisis económica. La brecha social crece más y más.
Chomsky: El problema es simple. La mayoría de los intelectuales son sirvientes del poder y consejeros gubernamentales. Se llaman a sí mismos expertos; han buscado prestigio por siglos, no solamente hoy. Sin embargo toda sociedad tiene intelectuales críticos en los márgenes. Los dos tipos tienen influencia: los servidores del poder y los disidentes.
Z.C.: Somos escépticos aún. ¿Qué ha cambiado ud. en los últimos 45 años?
Chomsky: No he cambiado nada personalmente. He sido parte de un movimiento y ese movimiento realizó muchas cosas. El mundo hoy es fundamentalmente diferente del mundo 45 años antes. El accionar por los derechos civiles, derechos humanos, derechos de la mujer y protección ambiental, resistencia a la opresión y a la violencia han influenciado substancialmente el mundo. No logro entender como puede pretender que no ha cambiado nada.
Z.C.: ¿Cree que el mundo es mejor hoy que hace 40 o 50 años?
Chomsky: ¡Obviamente! Camine por el descampado aquí en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. La mitad de los estudiantes son mujeres; un tercio pertenecen a una minoría étnica. La gente se viste más informalmente y se ocupan de todo tipo de cosas. Este lugar era muy distinto hace 50 años. En aquel entonces se veían hombres blancos, vestidos formalmente y sólo interesados en su propio trabajo. Se podía ver el mismo desarrollo en Alemania y por todo el mundo.
Z.C.: ¿Pero los estudiantes están más comprometidos? A la generación actual se le reprocha seguido su desinterés por el mundo.
Chomsky: Creo que ese reproche es falso. El período de alta politización en las universidades fue muy corto –de 1968 a 1970. Antes de eso, los estudiantes eran apolíticos. Considere la Guerra de Vietnam, uno de los más grandes crímenes desde la Segunda Guerra Mundial. Cuatro o cinco años pasaron hasta que alguna forma de protesta visible se originó en US. Esto refluyó rápidamente en los 70's. El humor era muy distinto antes de la Guerra de Irak. En la medida de mis conocimientos, la Guerra de Irak fue la primera guerra de la historia donde hubieron manifestaciones antes de que empezara. Mis estudiantes faltaron a clase para manifestar. Eso nunca hubiera pasado hace 50 años. Las protestas no previnieron la guerra pero la limitaron. Los EE.UU nunca pudieron hacer en Irak una fracción de lo que habían hecho en Vietnam.
Z.C.: ¿Acaso esas protestas no fueron más que un fogonazo?
Chomsky: No. La politización de hoy es mucho mayor a la de los 50's. Se desarrollaron formas perdurables de activismo que posibilitaron vencer en muchas de nuestras batallas. Por ejemplo, hubo un progreso continuo en los derechos de la mujer. Se le hubiese preguntado a mi abuela si estaba siendo oprimida, no hubiese sabido de qué estaba hablando. Mi madre decía: “¡Estoy oprimida pero no se qué hacer!”. Mi hija me gritaría frente a semejante pregunta: ¡Nuestro mundo es más humano!
Z.C.: ¿Cree ud. en el progreso histórico?
Chomsky: El progreso es lento, pero dramático sobre horizontes de tiempo prolongado. Piense en la abolición de la esclavitud o el desarrollo de la libertad de expresión. Los derechos no son simplemente otorgados. La gente que unió fuerzas y formó grupos los realizaron. Aún así el progreso no es un desarrollo linear. También hay épocas de retroceso.
Z.C.: Si hay épocas de progreso y épocas de retroceso, ¿Será mejor que hoy el mundo en 50 años?
Chomsky: Lo que pase en 50 años depende fuertemente en lo que la generación joven haga hoy. Dos grandes peligros amenazan la existencia del mundo: nuestra relación hacia el medio ambiente y el peligro originado en las armas nucleares. Si no encaramos la defensa ambiental más vigorosamente hoy, podríamos caer en una grave crisis ambiental en cincuenta años, sin hablar del riesgo de las armas nucleares. La terrible catástrofe de Fukushima nos recuerda que el uso no militar de energía atómica implica un riesgo extremo. No podemos ignorar esto bajo ninguna circunstancia.
Z.C.: En 60 años los estudiantes de hoy tendrán su misma edad. ¿Qué deben hacer para mirar atrás en sus vida con satisfacción?
Chomsky: Naturalmente podrían decir que vivieron contentos con amigos, hijos y diversión. Pero para llevar realmente una vida completa y satisfactoria, deberían identificar problemas y contribuir a resolverlos. Si no pueden mirar hacia atrás a los ochenta y decir: “¡He logrado algo!” entonces su vida no habrá tenido éxito.
Z.C.: A los 82, ¿Está ud. satisfecho con lo que consiguió?
Chomsky: Estar satisfecho es imposible. Mi vida tiene demasiadas dimensiones, familia, profesión, política y varias otras. En algunas áreas estoy satisfecho pero no en otras. Los problemas de este mundo son muy importantes. La desigualdad en los EE.UU está al nivel de los años 20's y la economía todavía tiene una influencia tremenda en nuestra sociedad. ¡No puedo estar satisfecho!
Z.C.: Un compromiso político como el suyo es raro entre los académicos. ¿Se siente furioso a veces, con los “servidores del poder” como dice o con colegas profesores que sólo se preocupan de su trabajo académico?
Chomsky: Considero inmoral el ser un colaborador de un sistema de poder. Sin embargo, eso no significa que esté furioso con nadie. Los académicos no tiene per se un entendimiento político más profundo que otras personas y no son moralmente superiores a los otros. Pero están obligados a ayudar a los políticos a buscar y encontrar la verdad.
Z.C.: Eso suena como que se está volviendo blando con la vejez.
Chomsky: No, mis puntos de vista y actitudes no han cambiado en el curso de las décadas. Sigo creyendo lo que creía cuando era adolescente.
Z.C.: ¿Es eso bueno --Seguir creyendo lo que creía hace casi 70 años?
Chomsky: Sí, cuando se trata de principios fundamentales. Obviamente cambié mi opinión en muchas cuestiones, ¡Pero mis ideales son los mismos!
Z.C.: Frecuentemente dice que ud. es un anarquista. ¿Qué quiere decir?
Chomsky: Los anarquistas tratan de identificar estructuras de poder. Demandan a los que ejercen poder que se justifiquen. Esta justificación no tiene éxito la mayor parte del tiempo. Los anarquistas trabajan para desenmascarar y controlar las estructuras, sea que impliquen familias patriarcales, un sistema internacional mafioso o las tiranías privadas de la economía, la corporación.
Z.C.: ¿Cuál fue la experiencia clave que lo hizo un anarquista?
Chomsky: No la hubo. Cuando tenía doce años, empecé a ir a librerías de segunda mano. Muchas de ellas eran administradas por anarquistas que vinieron de España. En consecuencia me pareció muy natural el ser un anarquista.
Z.C.: ¿Todos los estudiantes deberían hacerse anarquistas?
Chomsky: Sí, los estudiantes deberían desafiar a las autoridades y unirse a la extensa tradición anarquista.
Z.C.: “Desafiar a las autoridades” un liberal o un izquierdista moderado podría aceptar esa invitación.
Chomsky: De momento que uno identifique, desafíe y supere el poder ilegítimo, el o ella es anarquista. La mayoría de la gente es anarquista. Cómo se llamen a sí mismos no me importa.
Z.C.: ¿A quién o a qué deben desafiar los estudiantes de la generación actual?
Chomsky: Este mundo está lleno de sufrimiento, angustia, violencia y catástrofes. Los estudiantes deben decidir: ¿hay algo que te concierna o no? Yo digo: mira alrededor, analiza los problemas, pregúntate qué puedes hacer y ponte a trabajar.

Etiquetas: , , , ,

jueves, enero 27, 2011

Carta al autonomista

Estimado y dedicado revolucionario, te escribo después de tantos años sin prácticamente esperanzas de respuesta. Después de tiempo y lecturas me encuentro con la necesidad de responder, de enhebrar pensamientos y argumentos como bien lo hacías tú en aquél tiempo. Agradezco hoy, como no lo hacía entonces, que te tomaras el tiempo de contestar. Por una parte de se me hace necesario reconocer más explícitamente el valor de tu argumentación en pos de rechazar identidades reificantes en la que tan bien insistías.
Yo voy a seguir atacando posiciones porque es lo que mejor hago y quién sabe, incluso sea útil, al menos para mí.
No me parece conducente el negarse a proponer una o varias formas de organización. Varias son necesarias por supuesto, pero esencialmente unas pocas, porque no pretendamos que el ser humano es una variación infinita de temas, siempre se encuentra un punto de miras desde donde parecemos bien sosos y repetitivos como quizás lo demuestra nuestra discusión por momentos.
Veo en tu ultimo mensaje una resistencia errónea a proponer formas organizativas y como decía, a veces las cosas son bastante sencillas. Los obreros más toscos sabían a qué movimiento adscribir y lo hacían con éxito para sus causas cuando no eran reprimidos y exterminados por el estado. Hablo yo, es muy obvio, desde el anarquismo, posición que al mismo tiempo es personal y tradicional como no puede ser de otra manera. Y en mi caso no participo de ningún colectivo que pueda parecerse a un partido o secta (un partido en el sentido de Malatesta). El anarquismo tuvo distintas formas de organización válidas y sin embargo fue siempre fácil reconocer la tendencia en la que todas ellas confluían. Pero fueron barridos. No, como quieren argumentar los profesores, por la opción auténtica de los trabajadores y la sociedad en general en favor de otras formas de expresión política, sindicalismo o partidos socialistas, sino por una auténtica guerra de exterminio cuando no de los sujetos, de las comunidades que daban soporte a este movimiento. Guerra física y propagandística librada a un mismo tiempo por el sistema capitalista y por el partidismo socialista (parásito del capitalismo). ¿El hecho de que fueran abatidos demuestra que su proceder estaba errado? No necesariamente, y definitivamente no a mi entender. ¿Deberían haber en conjunto calculado mejor su fuerzas, haberse preservado y haber construido a largo plazo?
Bueno, de hecho eso también lo hicieron. En este tiempo vemos como su perspectiva anti-estatista y anti-propietaria se ve justificada en múltiples procesos políticos y económicos y como una llama, vacilante, tibia por momentos es cierto, va creciendo día a día. Como anarquista no sólo veo esto en los movimientos que enarbolan banderas negras sino justamente también en las formas de organización que los trabajadores nos vamos dando. La organización gremial antiburocrática, el odio al capitalismo florecen por doquier. Pero, los viejos caminos muertos y la vieja represión (directa e indirecta) amenazan estos procesos como no podía ser de otra forma.
Yo observo a los autonomistas de ayer y de hoy como a unos hermanos en la lucha, sin embargo me apena (sin sentimentalismo) ver como sus esfuerzos se ahogan por el peso de la tradición política que sustentan a todo costa: el marxismo. Siempre hemos coincidido en oponernos al marxismo de ortodoxia que tu llamas leninismo, al programa elitesco e imperialista de un partido único, a la identificación fetichista a una identidad de clase (que muchos anarquistas también abrazan por falta de otros razonamientos). Pero a la hora de colaborar unos con otros los resultados han sido bastante dispares. El apoyo que en pocas ocasiones han brindado autonomistas a anarquistas pareciera no haber rendido frutos. En cambio me atrevo a pensar que la intervención de los anarquistas siempre ha favorecido la acción directa y dado por lo tanto un espacio apropiado para la acción de los autonomistas.
 Hay un tendencia innegable de las facciones políticas a la competencia por imponer su visión del mundo en detrimento de la de las otras y es incluso difícil, sin un pensamiento cuidadoso y profundo, decidirse sobre si la competencia en algún punto no será necesaria para fortalecerse.  Por supuesto hay extremos de violencia y traición que parecen absurdos y autodestructivos. Pensar que la política es igual a la guerra me parece de un conformismo peligroso. Las discusiones como la que hemos tenido en cambio son prometedoras porque nos permiten comprendernos mejor sea para competir o colaborar desde una conciencia más real de las circunstancias.
Ahora bien, cuando dices que una horizontalidad impuesta es demagogia estás pasando completamente de largo el concepto de democracia directa que abrazamos los anarquistas. Una organización realmente horizontal se basa en las decisiones de las asambleas de base en donde cada uno tiene voz y voto por igual. No es posible, es nuestra más profunda convicción, que mientras se respete estos simplícimos principios, la asamblea sea cooptada. La prueba histórica se ve todos los días y la más notoria es la de la revolución leninista. Los soviets debieron ser sojuzgados, reprimidos para ser vencidos, no pudieron ser manipulados a la larga o integrados en tanto soviets al aparato estatal leninista.
En ningún momento argumenté a favor de un partidismo por imponer una dirección sobre la organización. Muchos anarquistas como yo sostenemos el derecho a la libre asociación y por otra parte participamos de asambleas aunque estén inequívocamente “aparateadas” por partidos políticos.
Sin embargo me considero capaz de entender hacia dónde se está moviendo un grupo determinado y decidir a partir de cierto momento si vale la pena seguir apoyando o siquiera participando. Los anarquistas también somos una parte de la asamblea. Como conjunto, pero sobre todo como individuos. Los hay más puristas y los hay más laxos. Los hay más instintivos y los hay más racionalistas. No llamo anarquistas a los que se conducen en bloque siguiendo los dictámenes de uno o más líderes. El liderazgo por otra parte es un hecho del funcionamiento de los grupos, es inútil debatirse en formalismos para que todos participen en igual proporción. Hay circunstancias y hay capacidades personales que cumplen una función en esas circunstancias. Por supuesto la tendencia a la verticalidad, a la delegación (aunque sea de hecho y no formal) existe. Es una de las limitaciones que nos impone la cultura conservadora en la que estamos inmersos. Pero como decía antes, el negar la función que puede cumplir la iniciativa personal no es la forma de combatirlo.

Etiquetas: , , , ,

lunes, agosto 16, 2010

Política de Estados Unidos en el Medio Oriente - Noam Chomsky

Política de Estados Unidos en el Medio Oriente
Noam Chomsky
Texto de la conferencia en el Palacio de la UNESCO, Beirut, Líbano, Mayo 25, 2010

Se acuerda muy comunmente en los círculos de la política exterior que hay dos problemas mayores en la política exterior americana hoy. Uno es la amenaza de Iran y el segundo es le conflicto sin resolver entre Israel y Palestina. Preguntas surgen sobre cada uno de estos problemas. Con respecto a Iran, la primera pregunta que surge es, “¿Cuál es exactamente la amenaza Iraní?” Con respecto a Israel/Palestina, la pregunta obvia es, “¿Por qué no se resuelve?” De hecho, hay muchos problemas en el mundo en los que es difícil incluso imaginar una solución, pero éste resulta ser particularmente sencillo. Hay el casi universal acuerdo en cuál debiera ser la solución, respaldada por la Liga Arabe, por la Organización de Estados Islámicos, incluido Irán, por Europa, por las Naciones Unidas, por la ley internacional, de hecho, por todos en esencia. Así que ¿Cómo es que no se soluciona? Esa es la segunda pregunta.

Bueno, hay algunas respuestas directas a esas preguntas, pero no entran en la discusión dentro de la ideología o la doctrina occidental, y las respuestas que sean tan simples se encuentran muy lejos de las convenciones generales. Así que permítanme decir algunas palabras sobre ellas.

Con respecto a la amenaza de Iran, hay respuesta muy autorizada provista por reportes militares y de inteligencia del Congreso en Abril del 2010. Dicen que la amenaza de Iran no es militar. Iran, virtualmente no tiene capacidad militar ofensiva. Su gasto militar es muy leve, por supuesto una fracción minúscula del gasto de EE.UU, pero, también bastante bajo para el estándar regional. Señalan que el objetivo de la estrategia militar Iraní es de defender las fronteras del país en caso de ser atacados para retrasar las fuerzas invasoras los suficiente y permitir un acuerdo negociado.

Discuten la cuestión de si Iran está desarrollando armas nucleares y dicen que, si las están desarrollando, lo que no saben, el objetivo sería disuasorio para prevenir un ataque en Iran. Esa es básicamente la historia.
¿Cuál es entonces la amenaza? Bueno, la amenaza también es explicada. La amenaza principal es que Iran está comprometida en desestabilizar a sus vecinos. Está tratando de aumentar su influencia en los países cercanos, particularmente en Irak y Afganistán.
Los EE.UU por supuesto, están inmiscuidos en Irak y Afganistán pero no es desestabilización. Eso es estabilización. Los EE.UU están ahí para aumentar la estabilidad y, si Iran trata de tener influencia en países vecinos, eso es desestabilización. Ahora eso es terminología standard en literatura y discusión de política exterior. Digo, llega al punto en que el ex editor de Relaciones Exteriores (Foreign Affairs), el hombre que establece la agenda, fue capaz de decir sin mosquearse, y sin reacción de nadie, que Estados Unidos tenía que desestabilizar el gobierno de Chile bajo Allende... tenía que desestabilizar y derrocarlo y establecer a un dictador, a fin de lograr la estabilidad, y es el mismo problema con respecto a Iran. No sigue órdenes y por lo tanto, está desestabilizando la situación regional.

Hay otro problema con Iran, concretamente, le da apoyo al terrorismo. Así que por ejemplo, pueden creer que hoy están celebrando el Día de la Liberación Nacional, en términos de la doctrina Occidental, lo que están celebrando es el éxito del terrorismo y de hecho, el éxito de la agresión contra Israel en el sur del Líbano... agresión Iraní... Así que están celebrando la agresión iraní contra Israel en el sur del Líbano y su éxito, y celebrando a terroristas y al terrorismo (citando al alto oficial del Partido Laborista Israelí, Ephraim Sneh). No es el día de la Liberación. Tienen que entender cómo interpretar estas cuestiones correctamente si quieren ingresar al esquema del discurso imperial. Esto no es solamente EE.UU e Israel. Es también Europa Occidental. Hay algunas pocas excepciones. Así que esa es la amenaza de Iran.

La descripción no es incorrecta. Iran no sigue órdenes. Está tratando de mantener su soberanía. Esto es bien independiente de lo que cualquiera piense de su gobierno. Podés tener el peor gobierno del mundo pero ese no es el problema aquí. A los EE.UU no les importa que el gobierno sea de una manera o de otra. Quieren que siga órdenes para mejorar la estabilidad. Esa es la amenaza Iraní.

¿Qué hay de Israel y Palestina? Bueno, hay una versión oficial de ese conflicto también. Lo ven cada día en los diarios. Estados Unidos es un mediador honesto y un árbitro neutral tratando de juntar a las dos partes que son irracionales y violentas. No se ponen de acuerdo y Estados Unidos está tratando de llegar a un acuerdo en el conflicto entre los dos.
Por ello hay charlas indirectas donde los EE.UU median entre los dos oponentes irracionales, los palestinos y los Israelíes.
Esa es la versión oficial. La pueden leer todos los días. También está la realidad. No voy a repasar toda la historia pero los hechos básicos están claros.

En 1967 Israel conquistó los Territorios Ocupados y hubo una resolución del Consejo de Seguridad llamando a un acuerdo sobre el conflicto, UN 242 que todos concuerdan es el fundamento para el acuerdo político.

Bueno, en 1971, cuatro años más tarde, el presidente Sadat de Egipto ofreció a Israel un tratado de paz completo, sin nada para los palestinos. A cambio, retirada total de los territorios ocupados y sólo le importaba el Sinaí. Jordania hizo una oferta similar un año más tarde. Israel tenía que tomar una decisión. ¿Van a elegir, seguridad o expansión? Un tratado de paz con Egipto significa seguridad. Egipto era por supuesto la mayor fuerza militar árabe. Pero en aquél entonces estaban afanados en expandirse sobre le territorio egipcio... el Sinaí, Sinaí del nordeste, para establecer una ciudad y colonias y así. Tomaron lo que pienso fue la decisión más determinante de la historia del país. Decidieron preferir la expansión a la seguridad así que rechazaron la oferta de paz. Ahora la pregunta crucial siempre es: ¿Qué es lo que el amo va a hacer? Entonces, ¿Qué va a decidir Washington? Y hubo una batalla burocrática en Washington sobre esto. Henry Kissinger ganó la batalla interna y estaba contra las negociaciones. Estaba a favor de lo que llamó “tablas”, sin negociación. Así que respaldó la decisión de Israel de elegir expansión por sobre seguridad y que llevó muy pronto a la guerra de 1973, la guerra de Octubre. Era algo muy cercano para Israel e Israel y Estados Unidos reconocieron que no podían simplemente ignorar a Egipto. Entonces empezó un largo período de interacción diplomática desembocando en Camp David un par de años más tarde, cuando los Estados Unidos e Israel esencialmente aceptaron la propuesta de Sadat de 1971. Esto es considerado, en la doctrina occidental, una gran victoria diplomática para el presidente Carter y Henry Kissinger. De hecho fue una catástrofe diplomática. Lo podrían haber aceptado en 1971 y el costo de negarse fue una guerra muy peligrosa y cercana a la guerra nuclear, Mucha miseria y sufrimiento. De hecho lo que Estados Unidos e Israel tuvieron que aceptar en Camp David fue en parte, desde su punto de vista, más duro que la oferta de Sadat de 1971, porque, para ese entonces, el problema de los derechos nacionales de Palestina había entrado a la agenda internacional por lo que tuvieron que aceptar, al menos en las palabras, alguna forma de derechos nacionales Palestinos en los territorios de los que Israel debía retirarse.

Entretanto, en el período en cuestión, en 1976 hubo otro evento crucial. En 1976, los estados árabes mayores, Egipto, Siria, Jordania y otros, llevaron al consejo de Seguridad una resolución llamando a un arreglo del conflicto en términos de UN 242 –toda la sintaxis relevante de 242 con sus garantías de derechos y demás, pero con un agregado: un Estado palestino en los territorios ocupados. Israel rehusó asistir a la sesión. Los Estado Unidos vetaron la resolución. Vetó una similar en 1980.

Ahora, cuando los Estados Unidos vetan una resolución, es un doble veto. Primero que todo, no ocurre, y en segundo lugar, se lo veta de la historia. Así que que si mirás incluso en el registro erudito se lo menciona raramente y ciertamente no hay nada en los medios o en el debate público. Los eventos que acabo de describir no ocurrieron. No se encuentran. Uno tiene que buscar muchísimo para encontrar una referencia de ellos. Esa es una de las prerrogativas de un poder Imperial. Podés controlar la historia mientras tengas una clase intelectual sumisa, la que Occidente sí tiene. No voy a pasar por el resto de la historia pero sigue casi del mismo modo.
Hasta el presente, los Estados Unidos e Israel están fuera del mundo. Con raras y temporarias excepciones, siguieron bloqueando el acuerdo político que tenía el apoyo casi universal, lo que significa que si hubiera un diálogo indirecto serio hoy, llevado adelante quizás por Marte, entonces los dos antagonistas que serían presentados serían los Estados Unidos y el mundo. Podríamos tener diálogo indirecto entre ellos y si llegasen a un acuerdo, habría un arreglo de este problema. Bien, esto es un dato factual. Por supuesto, los hechos históricos son siempre más complejos que la simple descripción pero estos son hechos básicos. No son controvertibles. No hay dudas serias sobre ellos pero no son parte del lenguaje general sobre estos temas porque conducen a las conclusiones equivocadas, por lo tanto, son excluidos. Si hablo sobre esto en el Oeste en la mayoría de lugares, las palabras son casi incomprensibles. No es único de este caso, revela el extraordinario poder de la ideología imperial. Inclusive los más simples, más obvios, los más cruciales hechos son invisibles si no están de acuerdo con las necesidades del poder.

De ningún modo soy la primera persona en hablar de esto. George Orwell escribió sobre ello por ejemplo. Estaba discutiendo cómo en Inglaterra - una sociedad libre - ideas impopulares se pueden suprimir sin el uso de la fuerza, sólo por la voluntad, y dio algunas razones. La más importante era una buena educación. Dijo, si tenés una buena educación, tenés inculcado en vos la convicción de que hay ciertas cosas que no deberían decirse –o incluso pensarse para el caso-. Este ensayo suyo no es muy conocido porque no fue publicado, tal vez demostrando su tesis. Esto debía ser la introducción a su libro Rebelión en la Granja. Todo el mundo leyó Rebelión en la Granja. Es sobre un estado totalitario, el enemigo totalitario y sus modos malignos. Pero, para evitar un exceso de autosatisfacción, Orwell escribió una introducción hablando de la Inglaterra libre. No fue publicada. Se la encontró muchos años más tarde en sus trabajos inéditos. No es su mayor ensayo, pero su punto es básicamente correcto. Se puede suprimir ideas impopulares sin el uso de la fuerza, y una buena educación es un medio eficaz para lograrlo. Bien, a menos que seamos capaces de pensar los pensamientos que han sido desterrados por la ideología imperial, la comprensión de lo que está pasando va a ser muy difícil de alcanzar.
Volveré sobre estos dos problemas cruciales de la política exterior pero antes déjenme agregar un poco de historia sobre lo que pienso es el contexto pertinente. Los Estados Unidos son, desde ya, la fuerza dominante en temas internacionales y lo han sido desde la Segunda Guerra Mundial. Es muy importante comprender que hay numerosos aspectos de la historia de EE.UU que afectan políticas hasta el presente y creo que no son consideradas lo suficiente. Un hecho es que los Estados Unidos son una sociedad Colonial-de-colonos. El colonialismo de colonos es con mucho el peor tipo de imperialismo porque destruye o elimina a la población nativa. Parte de la razón, pienso, para la más o menos consciente identificación con Israel en los Estados Unidos es el reconocimiento de que Israel está prácticamente reviviendo nuestra historia de sociedad colonial-de-colonos. Nos deshicimos de una población indígena e Israel ha estado haciendo algo similar.

Hay muchas ironías incluidas en esto. Los primeros colonos se veían a sí mismos como los hijos de Israel. Habían regresado a la tierra prometida. Estaban unidos por un principio que recorre la historia americana hasta el presente. Se llama Providencialismo. Estábamos realizando la voluntad de Dios. Cualquier cosa que hagamos, estamos realizando la voluntad de Dios. Si exterminamos a los nativos, debe ser la voluntad de Dios. Tratamos de hacer el bien, por supuesto, tratamos de ser benevolentes pero a veces los designios de Dios son misteriosos. Pueden leer debates de judiciales de la Suprema Corte que estaban muy sorprendidos de que los indios estuvieran siendo exterminados –como lo expresaron, eran como hojas de otoño desprendiéndose- y la voluntad inescrutable de Dios está llevando a esta consecuencia desafortunada. Somos benevolentes y trabajamos para mejorar su situación y para ser gentiles con ellos, pero de alguna manera se están aniquilando.

El estado de Massachusetts fue uno de los primeros establecido por colonos ingleses. Se les dio salvo-conducto con el propósito de la benevolencia hacia la población indígena, ayudar a la población indígena, recatarlos del paganismo. Ese era el objetivo del commonwealth. De hecho, la colonia tenía un gran escudo con una imagen que ilustra su objetivo. La imagen muestra a un indio como un pergamino saliendo de su boca y en el pergamino dice: “vengan aquí y ayúdennos” y los colonos estaban tratando de ayudarlos. Hoy a eso se lo llama intervención humanitaria. Llegan para ayudarlos pero, por alguna razón, se aniquilan como las hojas de otoño por la inescrutable voluntad de Dios que está más allá de nuestra comprensión.

Bien, otro hecho crucial sobre los Estados Unidos es que fue fundado como un Imperio, explícitamente. El padre de la patria, George Washington, definió a los Estados Unidos como un imperio niño, en sus palabras, y sus colegas asintieron. El más libertario de los padres fundadores, Thomas Jefferson, predijo que las colonias recientemente liberadas se expandirían por todo el hemisferio. Crearían un hemisferio libre donde no habría pieles rojas, ni negros ni latinos. Los pieles rojas, los indios, serían expulsados o se desintegrarían o desaparecerían. A los negros se los necesitaba de alguna manera momentáneamente para la esclavitud pero, cuando la esclavitud terminara, volverían adonde pertenecían a África y más tarde Haití. En cuanto a los latinos del sur, son una raza inferior si bien que serían barridos por la raza superior de los anglosajones. Citando a un historiador académico de primer orden en este tema, Jefferson imaginó a los Estados Unidos como el hogar de pululantes millones que inmigrarían y reproducirían su especie en todos sitios del Norte y Sur América desplazando, no solamente a los indígenas pieles rojas, pero también a la población latina, creando un continente que sería americano de sangre, idioma, costumbres e ideología política. Bien, ese era el objetivo. No fue completado del todo pero fue completado de una manera u otra. A lo largo del siglo XIX, los Estados Unidos establecieron lo que hoy se llama su territorio nacional. Eso significó exterminar a la población indígena como fue reconocido por los líderes más honestos, conquistando medio México y varios otros, no son actos muy agradables.

Los historiadores del imperialismo a veces hablan de lo que llaman la falacia del agua salada. La falacia del agua salada significa que se considera imperialismo solamente si es a través de agua salada. Así que si el río Mississippi hubiese sido tan amplio como el mar irlandés, entonces hubiese sido imperialismo pero, como es más discreto, no se llama imperialismo. Pero la gente que llevó a cabo la conquista no se engañaba. Comprendieron que era imperialismo fuese a través de agua salada o no y estaban muy orgullosos del logro imperial en establecer el territorio nacional. Hacia el fin del siglo se enfrentaban al agua salada y se expandieron a la conquista de Cuba, Puerto Rico , Hawai, y así, y siguieron conquistando las Filipinas matando cientos de miles de personas, pero siempre con la mayor de las benevolencias. Era nada menos que puro altruismo. Lágrimas vienen a tus ojos leyendo las odas a la benevolencia de esas conquistas – características que son, nuevamente, casi universales en la práctica imperialista. Es difícil encontrar un poder imperial que no haya implementado una postura del mismo tipo.

Hacia la Primera Guerra Mundial, se empezaba a reconocer que el petróleo iba a ser un recurso fundamental en el esquema del mundo a venir, así que Woodrow Wilson pateó a los ingleses de Venezuela, un productor mayor de petróleo y tomó el poder y apoyó a un dictador sin escrúpulos. Eso siguió por un largo tiempo después de Wilson. En unos pocos años, Venezuela era el mayor exportador de petróleo del mundo. EE.UU era el mayor productor pero Venezuela era el mayor exportador la dirección de las corporaciones de EE.UU y así siguió.

En el Medio Oriente, se entendió hacia los 20 que era una fuente de energía enorme así que los EE.UU intervinieron ahí y lograron participar en la concesión que era mayormente Inglesa y Francesa, pero los EE.UU eran lo bastante poderosos para controlar parte de la concesión. Durante la Segunda Guerra Mundial, hubo de hecho una pequeña guerra sucediendo entre los Estado Unidos e Inglaterra para decidir quién controlaría Arabia Saudita. Esto se vislumbró como un premio futuro y por supuesto EE.UU ganó ese conflicto y se lo agenció. Hasta la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos no era un jugador importante en termas internacionales. Controlaba el hemisferio occidental y tenía algunas incursiones en el pacífico, pero los actores principales en asuntos internacionales eran principalmente, Inglaterra, y en segundo lugar, Francia. Pero la segunda guerra mundial cambió eso. Estados Unidos tenía por lejos la economía más grande del mundo. De hecho eso era cierto un siglo antes, pero no era el actor principal en asuntos internacionales. La Segunda Guerra Mundial cambió eso y estaba claro que iba a emerger de la guerra como la mayor potencia mundial. Los estrategas del departamento de estado de Roosevelt y del Consejo de Relaciones Exteriores lo comprendieron. Tuvieron extensas reuniones hasta el fin de la guerra, de 1939 a 1945, para planear el mundo de la posguerra, un mundo en el que EE.UU sería el poder dominante. Sus planes eran bien importantes y de hecho, fueron implementados casi como los describieron. El mayor concepto que desarrollaron fue lo que llamaron el Área Grande (Grand Área). El Área Grande sería controlada por completo por los Estados Unidos. Incluiría el hemisferio Occidental, por supuesto, todo el Extremo Oriente, y el ex Imperio Británico, incluyendo los recursos energéticos del Medio Oriente. Por lo menos esto debía ser parte del Área Grande.

Ahora, en las primeras etapas de la guerra, asumieron que Alemania emergería de la guerra como una potencia europea de modo que habrían dos mundos, el mundo de EE.UU en control del Área Grande y los alemanes en control de parte de Europa y Asia. Para cuando los rusos empezaron a rechazar las tropas alemanas después de Stalingrado, fue evidente que Alemania no sobreviviría a la guerra y el concepto del Área Grande fue expandido para incluir lo más posible de Eurasia, por lo menos la sustancia, la sustancia económica, política y social de Eurasia, mayormente Europa Occidental, por lo menos eso. De hecho, hubo planes para ir más allá. Los ingleses estaban empezando a planear hacia 1943 un período de posguerra en el cual los aliados atacarían Rusia de inmediato y la destruirían. Winston Churchill estaba particularmente decidido a ello. En efecto, en Mayo de 1945, cuando la guerra formalmente terminó y dio órdenes planes de guerra para lo que se llamó Operación Impensada: la Wehrmacht, el Ejército Alemán, respaldado por la Real Fuerza Aérea y la fuerza aérea Americana atacarían Rusia y la destruirían. Nunca se implementó pero era el objetivo. El objeto explícito de la bomba atómica era el de “Someter a los rusos”. Esas fueron las palabras del general Leslie Groves que estaba a cargo del proyecto Manhattan que desarrolló la bomba. En resumen, vamos a someter a los rusos y no hay nada que puedan hacer al respecto.
Había la esperanza de expandir el Área Grande a un área global. Bueno, no sucedió del todo tampoco pero se aproximó bastante.

¿Qué hay del Medio Oriente? Se comprendió que las reservas de energía del Medio Oriente eran críticas para el control mundial. Francia fue expulsada del área, los británicos fueron reducidos gradualmente a un socio menor, y los EE.UU emergieron como la fuerza dominante en el control del petróleo del Medio Oriente, en consecuencia, se esperaba, del mundo.

Ahora, Europa Occidental era parte del Área Grande pero siempre se comprendió que tarde o temprano Europa podría seguir un camino independiente quizás siguiendo la visión de De Gaulle de una Europa desde el Atlántico hasta los Urales y algo se debía hacer para evitar eso. Bueno, varias cosas se hicieron. Una de ellas se llamó OTAN. Uno de sus objetivos principales es el de asegurar que Europa estaría contenida en una alianza militar dirigida por EE.UU. Eso lleva a consecuencias hasta el presente. Esta preocupación de que Europa pudiese volverse independiente es algo teñido de un cierto grado de condescendencia. Hace apenas unos días, de hecho, el presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, el grupo gubernamental principal de relaciones exteriores, Richard Hass, escribió un artículo titulado, “Adiós a Europa”. Europa, el dice, ha dejado de ser un poder de alto nivel en asuntos internacionales y la razón es que no es lo bastante violento. Se está negando a proveer tropas para controlar al mundo en un nivel adecuado así que, “Adiós a Europa”. Se puede hundir en el olvido. Nadie cree realmente eso, pero eso está en el trasfondo. Bien, a través de una especie de versión oficial de todo ese período está la Guerra Fría. ¿Y qué era la Guerra Fría?

Podés fijarte en la ideología o podés fijarte en hechos, sucesos. Los sucesos de la Guerra Fría son muy claros. Los sucesos principales de la Guerra Fría fueron la intervención y subversión constante en el ámbito del Área Grande, siempre con la justificación de que nos estábamos defendiendo de lo que John F. Kennedy llamó la conspiración monolítica y despiadada para controlar el mundo, así que por eso tenemos que intervenir. Los rusos hicieron lo mismo en sus dominios más pequeños. De hecho, la guerra fría fue bastante un compacto tácito entre la gran superpotencia y la pequeña superpotencia en la cuál cada uno era prácticamente libre de hacer lo que quería en sus propios dominios, Rusia en Europa del Este, EE.UU en cualquier otra parte, haciendo uso de la amenaza del enemigo. A veces se salió de control y estuvo muy cerca de la guerra nuclear terminal pero, básicamente, esa fue la estructura de la Guerra Fría.

Hay otro principio que debiera ser tenido en mente que es uno de los principios operativos mayores en asuntos internacionales hasta el día de hoy y es lo que podemos llamar el principio de la Mafia. Los asuntos internacionales se manejan muy parecido a la Mafia. El padrino no permite desobediencia. Esto es bastante explícito en el planeamiento del Área Grande aunque no con esas mismas palabras.

En el Área Grande EE.UU debía tener “poder incuestionado” con “supremacía militar y económica” y asegurando a la vez “limites a cualquier ejercicio de soberanía” por estados que puedan interferir con sus designios globales. Este es el principio mafioso. De hecho, esa es la amenaza Iraní. Están tratando de ejercer soberanía y eso no está permitido bajo el principio mafioso. No podés permitir independencia. Tenés que tener obediencia, y es comprensible. Si alguien es desobediente, tal vez algún país pequeño o en la mafia algún encargado menor, si se sale con la suya, otros pueden creer que lo pueden hacer también y muy pronto tenés lo que Henry Kissinger llamó un virus que esparce el contagio, tenés que matar el virus e inocular a todo el mundo imponiendo dictadura brutal y así. Esto es una parte central de la historia de la Guerra Fría. Si te fijás de cerca, ves que a eso se resume.

Bueno, entretanto el Área Grande se estaba volviendo más diversificada. En 1950, al final de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos tenían literalmente la mitad de la riqueza del mundo y una seguridad y poder inimaginables. Para 1970, eso se había reducido a un 25% de la riqueza mundial, lo que sigue siendo colosal pero mucho menos que el 50%. Los países industriales se habían reconstruido y se había producido la descolonización. El mundo se estaba volviendo lo que se llamó tripolar. El sistema Norteamericano centrado en EE.UU, Europa basada principalmente en Alemania y Francia y la economía en desarrollo del Nordeste de Asia centrada en Japón. Hoy se volvió más diversificado. La estructura se está volviendo más compleja y mucho más difícil de controlar. América Latina, por primera vez en su historia se está moviendo hacia un grado de independencia. Se desarrollan contactos Sur/Sur. Así China es ahora el principal socio comercial de Brasil. También China está penetrando en la región crucial del Oriente Medio y contratando y llevándose el petróleo.

Hay muchas discusiones en los círculos de política exterior sobre un cambio en el sistema global de poder con China e India volviéndose las nuevas grandes potencias. Esto no es correcto. Están creciendo y desarrollándose pero son países muy pobres. Tienen problemas internos enormes. Hay sin embargo un cambio en el poder global: es de la fuerza de trabajo global al capital privado. Hay un centro asiático de producción con China como su centro, extensamente, una usina de montaje para los países asiáticos más desarrollados de los alrededores – Japón, Singapur, Taiwan, Korea del Sur – que producen tecnología sofisticada, partes y componentes y los mandan a China donde son ensamblados y enviados a Estados Unidos y Europa. Las corporaciones de EE.UU están haciendo lo mismo. Producen exportables de alta tecnología para China donde son ensamblados y los comprás en casa como un iPod o una computadora, algo así.
Se llaman exportaciones chinas pero eso es muy engañoso. Lo podés ver claramente si te fijás en las estadísticas concretas. Así que hay mucha preocupación sobre la deuda de EE.UU. Bueno, de hecho la mayor parte de la deuda de EE.UU es tenida por Japón y no por China. Hay preocupación por el déficit comercial. Compramos tanto más de China que lo que exportamos a ellos. Entretanto el déficit con Japón, Korea del Sur y Taiwan se reducen. La razón es que Japón, Korea del Sur y Taiwan y demás están proveyendo materiales a China para que ellos los ensamblen. Estos son contabilizados en Estados Unidos como importaciones desde China, pero es completamente engañoso. Es el centro de producción asiático que se está desarrollando y las corporaciones de EE.UU y las economías avanzadas de la región están profundamente comprometidas con él. Entretanto, la parte de la riqueza global de la fuerza de trabajo está declinando. De hecho, declina incluso más rápido en China en relación a la economía que en cualquier otra parte. Así que cuando miramos al mundo con realismo, hay un cambio de poder global pero no es un cambio al poder Chino/Indio desplazando a los Estados Unidos. Es un cambio desde los trabajadores en todas partes del mundo al capital transnacional. Se están enriqueciendo. Esencialmente es una vieja historia pero está tomando nuevas formas con la disponibilidad de la fuerza global de trabajo. El capital es móvil y el trabajo no lo es. Tiene consecuencia obvias.

Ahora todo esto está bien para las instituciones financieras y los gerentes corporativos y CEO's y cadenas de distribución, pero es muy dañino para las poblaciones. Esto es parte de la razón para muchos problemas sociales importantes dentro de los Estados Unidos. No tengo tiempo para detallarlos.

Para obtener algo de comprensión en política global un lugar en dónde mirar es en el planeamiento del Área Grande durante la segunda guerra mundial y su implementación. Otro lugar donde mirar es en el final de la guerra fría.

Entonces ¿Qué pasó al final de la guerra fría? En 1989 cuando el muró cayó y la Unión Soviética colapsó, no hubo más Guerra Fría. ¿Qué pasó? El presidente de los Estado Unidos en ese entonces era George Bush, el primer George Bush, y la administración Bush inmediatamente produjo nuevos planes para hacerse cargo del sistema Post Guerra Fría. El plan, en breve, era que todo debía permanecer como era antes pero con nuevos pretextos. Así que tiene que seguir habiendo una enorme fuerza militar pero no para defendernos de los rusos, porque no están más. Ahora más vale, era para defendernos – estoy citando – contra la “sofisticación tecnológica” de potencias del tercer mundo. No se supone que se rían. Por eso necesitamos una enorme fuerza militar y, si son personas bien educadas, siguiendo el principio de Orwell, no se rían. Digan “Sí, necesitamos defendernos de la sofisticación tecnológica de las potencias del tercer mundo”. Eso es un eufemismo para industria de alta tecnología. La industria de alta tecnología no se desarrolla simplemente por los principios del mercado libre. El sistema corporativo puede proveer más elección para el consumidor pero la alta tecnología se desarrolla sustancialmente en el sector estatal: computadores, la Internet y demás. Se hace comúnmente bajo pretexto de defensa. Pero con el fin de la Guerra Fría, aún tenemos que mantener la “base industrial de defensa”. Ese es el objetivo del estado: mantener la industria de alta tecnología.

¿Qué hay de las fuerzas de intervención? Bueno, las mayores fuerzas de intervención están en el medio oriente donde están las fuentes de energía. Los planes post-guerra Fría decían que se debían mantener esas fuerzas de intervención dirigidas al Medio Oriente, -y luego vino una frase interesante-: donde los problemas serios “no se podían tirar en la entrada del Kremlin”. Los problemas en otras palabras no eran causados por los rusos. En otras palabras, calladamente, habíamos estado mintiéndoles durante 50 años pero ahora las nubes se desvanecieron y tenemos que decirles la verdad, en parte al menos. El problema nunca fue ruso. Era lo que se llama nacionalismo radical, nacionalismo independiente que está buscando ejercer soberanía y control de sus recursos. Ahora, eso es intolerable en todo el mundo por el principio mafioso. No podés permitir eso, Eso sigue ahí así que todavía necesitamos fuerzas de intervención. Lo mismo en Latinoamérica, lo mismo en todas partes aunque no hayan rusos.

Bien, ¿qué hay de la OTAN? Ese es un caso interesante. Si creías todo lo que leíste durante los años de la Guerra Fría, habrías concluido que la OTAN tendría que haber desaparecido. Se suponía que la OTAN estaba para proteger a Europa de las hordas rusas. ¿Ok? No más hordas rusas. ¿Qué pasó con la OTAN? Bueno, lo que pasó fue que la OTAN se expandió. Se está expandiendo ahora mismo. Los detalles son bien conocidos. Son estudiados bien por buenos académicos. Gorbachev, el premier ruso, hizo una concesión notable. Acordó dejar que una Alemania unificada se uniera a la OTAN, una alianza militar hostil. Es muy notable. Alemania sola había virtualmente destruído a Rusia dos veces en un siglo. Ahora, estaba permitiéndole rearmar una alianza con los Estados Unidos. Por supuesto había un quid-pro-quo. Pensó que había un acuerdo de que la OTAN se volvería una organización más política. De hecho, esto le fue prometido por la administración Bush. La OTAN sería una organización más política y no se expandiría “ni una pulgada hacia el Este”. Esa fue la frase que fue usada. No se expandiría en Alemania del Este y ciertamente no más allá. Bueno, Gorbachev fue ingenuo. Aceptó ese acuerdo. No se dio cuenta de que la administración de Bush no lo había puesto por escrito. Era sólo un acuerdo verbal, un acuerdo de caballeros, y, si tenés algo de cordura, no hacés acuerdos de caballeros con superpotencias violentas. Gorbachev se enojó mucho cuando descubrió que el acuerdo era inservible. Cuando la OTAN empezó de inmediato a expandirse en el Este, recordó el acuerdo y Washington señaló que no había nada por escrito, lo que es cierto. No había nada por escrito. La OTAN se expandió hacia el Este. Se expandió en Alemania del Este muy rápidamente y, en los años de Clinton, se expandió incluso más en Europa del Este... más tarde mucho más. Actualmente, la secretaría general de la OTAN explica que la OTAN debe expandirse más aún. La OTAN debe responsabilizarse de controlar todo el sistema global de energía, eso significa tuberías, líneas marítimas y yacimientos. Apenas hace unas semanas hubo una reunión internacional encabezada por Madeleine Albright, secretaria de Estado bajo Clinton. Emitieron planes llamados OTAN 2020 y dijeron que la OTAN se debe preparar para operar mucho más allá de sus límites, lo que quiere decir que debe volverse una fuerza de intervención militar de EE.UU en todo el mundo. Así que eso es la OTAN, ya no más para defendernos de Rusia sino que su verdadero propósito es controlar el mundo entero.

Bien, déjenme decir unas pocas palabras sobre el conflicto Israelí-Palestino que se desarrolló en este contexto. Dije unas pocas palabras sobre la historia. El dato básico es el de un rechazo casi total, si negación a unirse al acuerdo general de un acuerdo político que tuviera sentido. Hubo una excepción importante, una excepción muy interesante. Al final de este período, en el año 2000, Clinton reconoció que las propuestas que él e Israel habían presentado en Camp David habían fallado. Reconoció que aquellas no podrían haber sido aceptables para ningún palestino, por lo tanto, cambió las propuestas. En Diciembre del 2000 presentó lo que llamó sus parámetros, un modelo general para un acuerdo. Era vago pero valía la pena presentarlo. Dio entonces un discurso en el que dijo que las dos partes habían aceptado los parámetros y las dos partes habían expresado reservas. Luego se encontraron, Israel y Palestina, en Taba, Egipto, en Enero para tratar de resolver sus desacuerdos y llegaron muy cerca de un acuerdo total. En la última conferencia de prensa conjunta dijeron que con un poco más de tiempo podrían haber llegado a un acuerdo completo. Bien, Israel abortó las negociaciones y así terminó todo. Esto te muestra algo. Te muestra que cuando los EE.UU impulsan a los dos lados para unirse al mundo para permitir un acuerdo político, bastante en la línea del consenso internacional, puede ocurrir. Ha ocurrido mucho desde el 2001 pero pienso que esos principios permanecen. Pienso que es muy llamativo cómo la gente que escribe la historia se conduce con esto. Así uno de los principales libros sobre la negociación por Dennis Ross, el jefe negociador de Clinton. Da un recuento detallado de todos los esfuerzos de Estados Unidos, el árbitro neutral, el negociador honesto, para reunir a los dos lados y concluye al final, falló y fue todo culpa de los palestinos. Rechazaron todo. Ross muy cuidadosamente termina este libro en Diciembre del 2000 justo antes de que su tesis primaria fuese completamente refutada. Fue refutada completamente unas semanas más tarde. Termina el libro ahí y los comentadores no dicen nada al respecto. Eso es disciplina. Si querés ser un intelectual respetado, tenés que entender estas cosas. No exponés al poder, en especial si tenés esperanza de unirte al mundo académico de la diplomacia. Así que Ross concluye el libro antes de que la tesis sea refutada, y eso es aceptado y constituye ahora nuestra historia, excluyendo la realidad crucial, precisamente como en el caso de los sucesos previos que he descrito hasta ahora. Pero en verdad está ahí, y esto continua hasta hoy. Así que ¿Qué deja eso como opciones hoy para los palestinos y aquellos comprometidos con los derechos de los palestinos?

Una opción es que los Estados Unidos vaya a unirse al mundo como lo hizo por un par de semanas en Enero del 2001 y acordaremos en alguna versión del consenso internacional, algo como el acuerdo de Taba. Ahora hay una visión muy común expresada por muchos grupos palestinos y por muchos otros que son solidarios con ellos afirmando que eso no es una posibilidad y que hay una alternativa mejor. La alternativa mejor que proponen sería que los líderes palestinos digan que le darán la llave a Israel y que ellos la tomarán. Les daremos todos los territorios ocupados y entonces habrá una lucha de derechos civiles, una lucha interna anti-apartheid, y una pelea como esa se puede ganar y llegará a algo. Hay mucha gente realmente buena proponiendo esto pero fallan en ver que hay una tercera alternativa. Una tercera alternativa es que EE.UU e Israel continuarán haciendo exactamente lo que están haciendo, es decir una versión de lo que Ehud Olmert, cuando era primer ministro llamó convergencia. Israel ocupan todo dentro de lo que llaman muro de separación, bueno, en realidad un muro de anexión. Ocupan las fuentes de agua, la tierra valiosa, los suburbios de Jerusalem y Tel Aviv y así. Israel también ocupada lo que se llama Jerusalem que es la enorme área de Gran Jerusalem. Ocupan el valle del Jordan, más tierra sembrable. Y luego mandan corredores a través de las regiones restantes para dividirlas en cantones separados. Así que hay una Jerusalem del Este, casi hasta Jericó, dividiendo virtualmente el Banco Oeste, hay otros más al Norte. Ahora, ¿Qué hay de los palestinos? Se los deja fuera de esto. Muy pocos serán incorporados en las áreas valiosas que Israel ocupará, de manera que no habrá ninguna lucha de derechos civiles. No habrá lo que se llama un “problema demográfico”: demasiados árabes en un estado judío. El resto de los palestinos se irán, o serán abandonados para pudrirse en las colinas, aparte de una élite privilegiada. No son parte de lo que Israel está apropiándose. Con lo que les queda a los palestinos pueden hacer con ello lo que quieran. Si lo quieren llamar un Estado, entonces bien, llámenlo un Estado. De hecho, el primero en hacer esta propuesta fue le primer ministro Netanyahu. El primero en decir como primer ministro, sí, puede haber un estado palestino, eso fue en 1996. Asumió en 1996. Reemplazó a Shimon Peres. Cuando Peres dejó el puesto, dijo que nunca habría un estado palestino. Netanyahu asumió y su administración dijo: bueno, los palestinos pueden llamar los fragmentos que sea que se les deje un estado si quieren, o los pueden llamar “pollo frito”. Eso dura hasta el presente. Apenas hace unas semanas, Silvan Shalom, que es el vicepremier y el ministro de desarrollo regional respondió a las iniciativas palestinas sobre crear las bases para un estado y cuando le preguntaron lo que pensaba sobre ello, dijo, está bien, si quieren llamar lo que les dejamos un Estado está bien. Será un estado sin fronteras igual que Israel, también un Estado sin fronteras. Por supuesto, tendremos todo lo de valor y tendrán pollo frito pero eso está bien y debería detener la presión en nuestra contra por un arreglo diplomático y todo será maravilloso.

Bien, eso es una mejora sobre el pasado. Si volvés digamos a 1990, la posición del gobierno israelí y del gobierno de EE.UU, James Baker y George Bush, era, los palestinos ya tienen un estado, es Jordania y no pueden tener otro estado palestino. Esa fue la posición oficial desde 1990. Ahora mejoró ligeramente. EE.UU e Israel están de acuerdo en que Jordania no es un estado palestino y que los palestinos pueden tener pollo frito, fragmentos de territorio que EE.UU e Israel asignarán. Ahora esa es la alternativa.

¿Qué hay de la lucha de derechos civiles, la lucha anti-apartheid? Esa no es una alternativa. Las opciones operativas son un arreglo entre dos estados en acuerdo con el consenso internacional y la ley internacional, tal vez siguiendo la línea casi alcanzada en Taba o, “pollo frito”, mientras Israel toma lo que quiere, como puede hacerlo, mientras tenga el apoyo sin falla de EE.UU.

Bien, terminaré diciendo sólo una palabra sobre las perspectivas posibles. Hay muchas analogías hechas entre Israel y Sudáfrica. Muchas de ellas son dudosas pienso. Por ejemplo, Ariel Sharon, el arquitecto de la política de colonos llamó los fragmentos a dejar a los palestinos “batustans” como en el estado sudafricano del apartheid. Pero estos no son batustans, eso es engañoso. Es mucho peor que en Sudáfrica La Sudáfrica blanca necesitaba a la población negra. Esa era su fuerza de trabajo. 85% de la población era negra así que debían cuidarlos del mismo modo que los dueños de esclavos debían cuidar a los esclavos y entonces los racistas extremistas de Sudáfrica proveyeron algo de apoyo para los batustans. En contraste, Israel no necesita a los palestinos, no los quiere. Así que si se desvanecen como hojas de otoño, como los americanos nativos lo hicieron, entonces está bien. Si se van a otra parte, está bien. No se van a hacer responsables de ellos para nada. Así que es peor que el apartheid. No son batustans. Esa analogía no funciona y muchas otras tampoco pero hay una analogía que creo que es correcta, y no parece ser discutida jamás.

Hace cincuenta años, Sudáfrica blanca empezaba a darse cuenta de que se estaba volviendo un Estado paria. Se la estaba aislando del mundo. Estaba recibiendo menos apoyo. Estaba siendo odiada más y más por todo el mundo. En ese punto, el ministro del exterior sudafricano habló con el embajador Americano en Sudáfrica y le señaló que en las Naciones Unidas todos votaban contra ellos pero no importaba porque Ud y yo sabemos, que hay un sólo voto en las Naciones Unidas. El suyo, y mientras nos apoyen, no importa lo que piense el mundo. Ese es un reconocimiento del principio mafioso, realismo en asuntos internacionales, y probó ser correcto. Si miran lo que pasó en las décadas consecutivas, la oposición en Sudáfrica continuó creciendo y desarrollándose. Hacia 1980, hubo sanciones y campaña de desinversión. Las corporaciones occidentales empezaron a retirarse. Sanciones fueron impuestas por el congreso de EE.UU. Pero nada cambió. La razón era que Washington siguió apoyando a Sudáfrica. Ronald Reagan, que era presidente, violó las sanciones del congreso por una razón: la guerra contra el terrorismo que declaró al asumir en 1981. Estaba conduciendo su guerra al terrorismo, y los blancos sudafricanos estaban bajo la amenaza del terror del Congreso Nacional Africano, el CNA de Nelson Mandela. En 1988, Washington declaró al CNA “uno de los grupos terroristas más notorios” del mundo. Realmente no importó lo que el resto del mundo pensaba, de hecho, incluso lo que el pueblo americano pensaba, o lo que el Congreso pensaba. Si no les gusta, está bien, pero vamos a continuar y, para entonces, a finales de los 80s, la Sudáfrica blanca parecía absolutamente inconmovible. Habían tenido victorias militares y se estaban haciendo más ricos. Todo parecía bien y estaban satisfechos. Dos o tres años más tarde, Estados Unidos cambió su política, y el apartheid colapsó. Cuando el padrino cambia sus política, las cosas cambian. El resultado no es muy agradable pero fue sin dudas una gran victoria la eliminación del apartheid, aunque todavía hay mucho camino para andar. Nelson Mandela también ganó una victoria personal, un poco más lentamente. Se lo quitó de la lista de Washington de sostenedores del terror apenas un año antes, así que por un año pudo viajar a Estados Unidos sin un permiso especial.

Esencialmente, eso fue lo que pasó y pienso que podría pasar con Israel. Si Estados Unidos cambia de política y decide unirse al mundo, Israel no tendrá otra opción que aceptarlo. Eso no sería el punto final, como el final del apartheid no es el punto final para Sudáfrica. Siempre creí y todavía pienso que hay soluciones mejores que el consenso internacional de un arreglo de dos estados, pero en el mundo real, ese es probablemente un primer paso indispensable para cualquier progreso futuro hacia un resultado más justo.

Ahora, hay como lo mencioné, una buena parte de complejidad en el sistema internacional. Hay organizaciones en desarrollo que son independientes de los Estados Unidos. Hay países que mantienen su soberanía como China por ejemplo, y hay una buena parte de diversificación. Hay incluso pasos hacia un grado de independencia dentro de los dominios sujetados por los EE.UU. Tomemos Egipto, el segundo receptáculo de ayuda militar de EE.UU después de Israel. Hubo reuniones hace un par de semanas sobre proliferación nuclear, reuniones internacionales. Egipto en representación de los 118 estados del Movimiento de los No-alineados tomó una posición muy fuerte y ética en un tema crucial: establecer una zona libre de armas nucleares en el Medio Oriente. Bueno, en principio es muy difícil para cualquiera objetar esto. Mitigaría o terminaría cualquier amenaza creada por Irán, supuestamente la preocupación principal de la política exterior de EE.UU. Por supuesto, tendría que incluir a Israel y a las fuerzas de EE.UU en la región así que EE.UU estaba bastante atorada. No pueden salir a oponerse pero no podían apoyarlo, así que formularon una forma de evadir el dilema, contando con las clases intelectuales para ocultar lo que estaba pasando, siguiendo el principio de Orwell. La administración Obama declaró que apoyaba una zona libre de armas nucleares pero dijo que este no era el momento para ella. Tenemos que esperar hasta que haya un arreglo de paz general. Pero eso puede ser retrasado indefinidamente por la oposición de EE.UU-Israel, como en el pasado, así que la amenaza de una zona libre de armas nucleares puede ser retrasada indefinidamente también. Hasta aquí, Washington se salió con la suya en esto, pero el tema puede ser impuesto por movimientos populares que tomen una postura independiente.

Y bien, hay muchos otros puntos en donde el sistema de dominación reinante, aunque poderoso, es no obstante vulnerable. Hay muchas posibilidades abiertas para la gente de influenciar y determinar el destino futuro.

Fuente: http://www.chomsky.info/talks/20100525.htm

Traducción: Tom
Reproducción autorizada con sólo citar la fuente.

Etiquetas: , , , , , ,

viernes, marzo 12, 2010

Noticias de ayer

Una reacción que devela el trasfondo de las cosas. "Pino" Solanas, después de un recorrido conciliador desde que asumiera Cristina de Kirchner como presidenta, llama "de derechas" al gobierno peronista, lo trata de Hipócrita porque disimula su agenda política. Responde la pregunta que se viene formulando y respondiendo provisoriamente desde el principio de la etapa K.
¿Sus argumentos? Sintéticamente que el régimen negocia informalmente un statu-quo con las posiciones neoliberales: libre cambismo, independencia de los bancos centrales de lo político (pero estrecha colaboración con el mercado bancario mundial regulado desde la reserva central de EE.UU), mantenimiento de las condiciones macroeconómicas que influyen en los costos de producción/explotación pero libertad para ajustar las variables internas de las empresas.
En el frente social del gobierno, las bajas en las tasas de crecimiento implican el estancamiento del nivel de empleo y mismo una tendencia a aumentar del desempleo. La lucha entre ricos y pobres estimula una economía en donde el consumo continúa en un sector, provocando inflación, mientras que el sector empobrecido sigue extorsionado bajo la amenaza del hambre por acaparadores para gastar todo lo que tiene en pagar su alimento.
Es ejemplificador en este sentido que de oposición y gobierno se comparta el diagnótico de que la inflación la provoca la demanda concreta de alimentos de clases bajas y medias. Al gobierno le gusta con esto dar a entender que sus medidas de contención como el beneficio por hijos estimula el consumo, a la oposición le agradan los números altos de inflación para diagnosticar la incapacidad del gobierno para mantener el equilibrio de las cuentas y estimular la inversión. Ayer u hoy, un cronista de El Argentino habría notado esta negligencia argumentativa, porque negaba directamente esto del aumento del consumo como resultado de la inyección de dinero en el mercado.
En cuanto a esta última, basta con evaluar el efecto de los créditos hipotecarios del banco Nación para concluir que no han tomado las medidas de estímulo al crédito que se podían tomar. La liberación de reservas acumuladas en el Banco Nación está disponible ahora cuando se trata de... ¿Qué? ¿Mejorar la opinión del mercado de crédito internacional en el país? ¿Bajar el "riesgo país", es decir buscar tasas más bajas para créditos? O tan sólo usa esto como plan B de la intención primaria, eso sí, bien señalada por la oposición: disponer de un cierto número de fondos (muy importante se dice, mientras el gobierno no lo niega, de alrededor de 10% del presupuesto nacional, alrededor de 10000 millones de dólares) para capear la inestabilidad política, haciendo, se entiende, lo que vienen haciendo hasta ahora. Una de cal; medidas para seducir al capital y una de arena, medidas demagógicas, oportunistas para mantener a raya el descontento de los sectores pobres, mientras la acumulación de la riqueza se sigue agudizando y el estado se hace cada vez más fuerte y por lo tanto más burocrático y opresivo.

miércoles, junio 18, 2008

El poder de la alternativa



Por la tercera posición en el conflicto agroexportadores- gobierno.

Como suele pasar, la opción por una política basada en lo estatal suele nacer de una simplificación que no se detiene a pensar en primer lugar en los vicios naturales del Estado capitalista y por otro, las verdaderas potencialidades de las organizaciones horizontales de las comunidades de trabajadores.

El resultado de este conflicto descarnado es inmaterial pero tan real: tenemos dos bandos de capitalistas, dos sectores concientes de sus intereses, que se enfrentan con todos sus recursos y que en sus mutuos ataques y a través su comportamiento constante desnudan sus verdaderos intereses y valores. El que muestren su juego abiertamente es nuestra oportunidad de construir la alternativa.

Debemos conformar desde la opinión y desde la acción una posición que no se conforme con quedarse con el menos malo. La protesta en este sentido, sin tomar partido puede obligar a los dos sectores a entrar en razón. Si bien no es una propuesta, está claro que el estado puede jugar algunas cartas de negociación para desactivar el conflicto. Pero como no lo ha hecho y probablemente no lo hará en forma cabal a pesar de todo, debido a sus limitaciones internas, tenemos un resultado nefasto de desintegración social, de conflicto abierto e incertidumbre. La última medida, de desviar la negociación al congreso es un intento de deshacerse de la responsabilidad de la crisis dejando que los lobbies se enfrenten directamente y negocien el modelo económico en el congreso, sin el poder ejecutivo en medio.

Pero también tenemos la garantía de que el modelo burocrático, mafioso y deshumanizado del gobierno ha quedado en evidencia. La sociedad ha podido articular como respuesta una demanda de mayores espacios para la decisión sobre la política. Se expresa en demandas que son presiones sobre el estado, en un proceso necesario ya que permite vislumbrar el deshacerse de las formaciones institucionales que hoy día aseguran la preeminencia del estado como fuerza dominadora de la sociedad. Esto es el aparato del Peronismo (flexibilizado por la política transversal de Kirchner).

Al mismo tiempo la clase media más acomodada, así como otros sectores indecisos apoyan el reclamo del campo tal cuál está, mostrando su veta reaccionaria, conectando con un ideal de país blanco que controla la amenaza y somete a las masas “negras”.

La debilidad del gobierno y del sector protestatario del campo es una oportunidad para defender desde la cultura un proyecto que rechace tanto la explotación como la burocracia, sin aceptar males menores y por supuesto sin lanzarles el poder a las manos a los grupos de capital concentrado que por otra parte ya lo sostienen bastante bien.

La táctica racional para los que no somos propietarios privilegiados, ni burócratas privilegiados es el de fortalecer comunidades y movimientos de base, es decir democráticos e igualitarios. Y esto hacerlo de manera militante para crear el consenso para unas organizaciones comunitarias siempre listas para defender los derechos de los trabajadores explotados. Invitemos a los vecinos, a las clases medias ilustradas a identificarse con este proyecto más que con el elitismo y la denigración de los grupos marginales que es el recurso demagógico del fascismo.

Al mismo tiempo debemos invitar a los progresistas adeptos a las soluciones impuestas desde el estado a reconsiderar su postura y no aceptar negociar con un estado dominado por la clase de los explotadores, negociantes de la vida y de la muerte.

Nuestro proyecto debe apuntar a un movimiento de los trabajadores contra los privilegios tanto económicos como autoritarios.

Lo que necesitamos no es un pacto entre intereses en última instancia diferentes, sino la creación de una comunidad de intereses integrales sin techo para su evolución.

Sin dudas que de un día para el otro no podremos reemplazar todos los sistemas de administración del país por nuevos métodos que no caigan en el otorgamiento de privilegios, pero sin dudas podemos reconocer las formas de lucha que ya existen tanto entre los trabajadores, los intelectuales, las clases medias que sean coherentes con estos principios. En realidad, apuntemos a crear el espacio –ni estatal, ni patronal- para convertirnos en trabajadores que al mismo tiempo puedan pensar por sí mismos y emanciparse de la lucha cotidiana por la supervivencia, en la lucha por una sociedad inclusiva sin sometidos ni opresores.

El primer poder que podemos ejercer sin detentar aún nuestra completa libertad es el de proponer una alternativa a este sistema de injusticia organizado.